10 cosas que tu ayuntamiento puede hacer por la igualdad

Desde 1999 y gracias a una propuesta de la Organización de las Naciones Unidas, cada 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, más conocido como el Día contra la Violencia de Género.

No cabe duda que en 2016 nuestra sociedad no es la misma que la de hace 17 años, pero también es innegable que aún queda mucho por hacer en materia de educación de igualdad de oportunidades en mujeres y hombres, que es la única base posible para la eliminación de la violencia contra la mujer.

Por este motivo, desde Hábitat Cultural llevamos a cabo una reflexión sobre cuáles serían las prácticas más recomendables a implementar desde la administración municipal para lograr una sociedad más igualitaria. Algunas de las recomendaciones de nuestra lista ya se han puesto en práctica en algún momento, aunque conviene recordarlas y revisarlas, mientras que otras suponen una novedad.

Pero antes de pasar a enumerarlas tenemos que recordar que todas estas iniciativas deben articularse a partir de un diagnóstico previo que dé lugar a un plan de actuación en materia de igualdad.
Dicho todo lo anterior, ¡vamos a por la lista!

igualdad

Decálogo de buenas prácticas en materia de igualdad.

  1. Taller de supervivencia doméstica para jóvenes. Con 18 años, muchos jóvenes entran en su etapa universitaria compartiendo piso de estudiantes -incluso algunos se emancipan. Romper los estereotipos supone una fórmula muy efectiva para avanzar hacia la igualdad. Así, un monitor impartiría la parte referida a las tareas tradicionalmente asociada a las mujeres (cocina, colada y planchado, etc), mientras que una monitora se encargaría de las tareas tradicionalmente asociadas a los hombres (pequeñas reparaciones de electricidad, bricolaje, etc.)
  2. Preguntar a los jóvenes: hacer encuestas a las chicas (que son las que menos participan en las programaciones que ofertan las concejalías de juventud) sobre sus intereses, y tenerlos en cuenta en las planificaciones. Procurar que haya una proporción equilibrada de monitores y monitoras que imparten los talleres programados, y que se busque además romper los estereotipos. Un taller de hip hop impartido por una chica u otro de decoración de camisetas impartido por un chico serían buenos ejemplos de lo anterior.
  3. Una ciudad más amable: desde la planificación urbanística se puede hacer mucho por la igualdad, como iluminar adecuadamente los espacios públicos para que durante la noche no sean percibidos como peligrosos por ellas o equilibrar la presencia en el callejero de los nombres de las mujeres importantes de cada localidad.
  4. Turismo de igualdad: ¿y si organizamos visitas turísticas desde la perspectiva de género? Es decir, localizando e incluyendo a mujeres relevantes de cada momento histórico, hablando de la situación y lo roles que asumían hombres y mujeres y poniendo en valor el trabajo que ellas realizaban. No suena mal, ¿no?
  5. Educación: presentar nuevos modelos al alumnado de ESO para que puedan realizar la elección de su salida profesional con menor sesgo de género. Una vez más: invitar a un maestro de educación infantil a hablar de su trabajo o invitar a una ingeniera de caminos a explicar el suyo sería un buen modo de romper estereotipos.
  6. Contratación de empresas inclusivas: contemplar en los pliegos de condiciones a través de los cuales la administración contrata empresas externas, que aquellas que hayan aprobado un plan de igualdad o puesto en marcha medidas de conciliación, computaran positivamente.
  7. Lenguaje oficial inclusivo: revisemos el lenguaje que empleamos en la rotulación, en documentos oficiales y medios de comunicación. Se trataría, por ejemplo, de sustituir “el día del niño” por “el día de la infancia”. “atención al ciudadano” por “atención a la ciudadanía” u “oficina del consumidor” por “oficina de consumo”. ¡Es sencillo!
  8. Medidas de igualdad dirigidas a varones: hay muchas creencias que eliminar en este sentido. Algunas ideas: taller para padres primerizos, curso de cocina sana y rápida, nuevas masculinidades y prevención de relaciones tóxicas.
  9. Premios a las empresas más igualitarias: aquellas empresas que implantan planes de igualdad merecen reconocimiento público. Además, su ejemplo puede servir para la organización de jornadas sobre racionalización de los horarios laborales, medidas de conciliación, etc.
  10. Tener al hombre presente en los planes de igualdad: llevar a cabo políticas dirigidas al hombre y promover el debate sobre su rol en la sociedad igualitaria y su masculinidad de una forma abierta, inclusiva y amable.
Por | 2017-02-08T20:15:08+00:00 noviembre 28th, 2016|Igualdad|Sin comentarios

About the autor:

Paco Panalés

Paco Panalés es colaborador de Habitat Cultural como especialista en el ámbito de igualdad. Es Trabajador Social, Máster en Igualdad de Género y doctorando en Estudios Feministas y de Género. Su línea de investigación se centra en la corresponsabilidad doméstica de los varones. Colabora como formador en la Federación de Municipios de la Región de Murcia, Escuela de Formación e Innovación de las Administraciones Públicas y con diversos ayuntamientos de Murcia y la Comunidad Valenciana.

Deje su comentario